Foto

CRITICAS Y OPINIONES

 

“¿Quien ha dicho que espíritu y matéria tienen que darse la espalda? Ahora mismo tenemos delante de nosotros la prueba de que las piedras y las ideas se han necesitado siempre. Estas mismas paredes tan pobres de nuestras fábricas de siempre están ahí porque han construido ideas de progreso y riqueza, de explotación y miseria. Y si se derruyen, es porque otras ideas señorean y se hacen suya la ciudad para seguir encumbrando a unos pocos y doblegar a los demás, en nombre de no se sabe que futuro. Hasta la belleza del paisaje está hecha de piedras, areana y polvo, agua y humedades. Cuando cae el revoco de una pared, un ideal envejece. Si una barca espera en el puerto, un deseo se podrá cumplir.

 

Asimismo, el pensamiento nace de la experiencia de cada día, y la reflexión se deshace si no encuentra un soporte físico para manifestarse con todos los relieves y matices. El espíritu necesita el lenguaje. Y el lenguaje, la letra, la voz y el gesto. De esa forma, la caligrafía, que es gesto, voz y letra a la vez, desvela con tanta precisión el espíritu de un pensamiento.

 

Digo esto porqué lo que siempre me ha seducido de la obra de Robert Cabeza es que sus paisajes urbanos saben explicar las ideas que los han construido, casi como si fueran el testamento de las últimas voluntades de los que han vivido en ellos. Y paralelamente, Robert Cabeza sabe dar también una solidez material a pensamientos y poemas covirtiéndolos en forma, color y relieve, de manera que finalmente se hacen creíbles. Son dos caminos que empiezan en puntos opuestos y convergen en un mismo lugar.

 

Tal vez porque detrás hay muchas otras coincidencias y complicidades que yo mismo ignoro, me reflejo y me reconozco a mi mismo en la obra de Robert Cabeza: Existe el espíritu de un mundo que es el mio y está la materia de un pensamiento que comparto."

Salvador Cardús. Presentación del programa para la exposición en Amics de les Arts. Terrassa. Diciembre de 2000

 

“"Robert Cabeza presenta una serie de enclaves naturales, desde las marinas a los urbanos pasando por el mundo rural, en los que deja la extraordinaria categoría –que tendrían que envidiar numerosos artistas actuales que apenas saben dibujar- de un gran dibujante, de un ilustrador de paisajes en los que nada falla, ni nada se deja al azar. Todo lo resuelve Robert Cabeza con admirable y considerable maestría precisamente en una convulsa época en la que , en lo referente al dibujo, poco se le da la importancia que tuvo tiempos atrás.”

Josep Boix. Diari de Terrassa. Febrero de 1997

 

“No acostumbra a realizar muchas exposiciones el terrasense Robert Cabeza -nacido en 1948- por lo que tampoco extraña que cuando se decide hacerlo, el acto inaugural, como se demostró el pasado sábado, constituya un verdadero acontecer.

 

La última vez, en noviembre de 1997, Cabeza reunió, en la desaparecida Galería Soler-Casamada, una serie de extraordinarias caligrafías interpretando inspirados textos de Anna Murià. Unas irreprochables creaciones que demostraron los conociminetos técnicos y la sensibilidad artística que posee para tales menesteres sirviéndose de diferentes papeles, tintas, acrílicos, “gouaches”, acuarelas, lejáis, oro y plata batidos, etc.

 

Y ahora, en Amics de les Arts, Cabeza expone veintidós obras. Once de ellas tratan temas mayormente de nuestra ciudad como también algunos de Barcelona. Y asimismo aporta once caligrafías con aquella pulcritud, elegancia e incluso evocadora traza cuando el escrito hace referencia a lejanas épocas.

 

Y como entonces, o sea el año 1977, y como en esta nueva muestra, Robert Cabeza hace gala de un correctísimo dibujo, de un dominio de sus recursos, pocas veces visto en unos tiempos que los artistas más necesitados de él procuran literalmente soslayarlo. Y, además de un dibujo personal y característico que sabe decir lo preciso sin una línea sobrante, Cabeza evidencia, con el discurrir del rasgo, aquella difícil maestría de quien sabe sacar, de su especialidad gráfica, la máxima expresividad con el mínimo insistir y con el mayor sentimiento. Y, mirando las actuales obras de Robert Cabeza, en ellas puede aplicarse, sin ninguna duda, aquella certera frase de Eugeni d´Ors que decía: “Lo más revolucionario que puede hacerse, en arte, es tener buen gusto”.

Josep Boix. Diari de Terrassa. 4 de Gener de 2001